Si hace unos días llamó pederastas y delincuentes a los miembros de Podemos, lo cual le ha valido una demanda judicial, ahora la líder del PP, Ana Guarinos, vuelve a la carga y, tras la accidentada sesión de la Comisión de Economía y Presupuestos, ha afirmado que “el ataque a la libertad perpetrado el pasado viernes es un ataque a los dos millones de castellano-manchegos que ven como la dictadura de la Venezuela chavista y comunista se ha instalado en C-LM”.

No sabemos si esta oposición de trazo grueso que acaba de inaugurar el PP le reportará algún beneficio político, lo que está claro es que desde luego no sirve a los intereses de la población de Castilla-La Mancha que ve cómo las Cortes regionales se han convertido en un lodazal en el que todos tratan de salpìcar al adversario político.

El PP se ha conjurado en hacer fracasar lo que han denominado como “experimento social-comunista” y para ello no le duelen prendas en exigir lo contrario de lo que hicieron mientras gobernaban: reducir las horas lectivas al profesorado, pagar indemnizaciones por el despido de interinos en verano, limitar el sueldo de altos cargos o cubrir bajas en Sanidad y Educación en plazos mínimos son algunas de las enmiendas del Partido Popular a las cuentas del bipartito. Afortunadamente, todavía tenemos memoria y sabemos que esto no es más que un juego de espejos, en el que el PP trata de retratar al PSOE y a Podemos con sus propias propuestas, pero que nunca las aplicaría si llegara al gobierno, esperemos que dentro de muchas generaciones.

Derechos fundamentales

Del mismo modo, tratan ahora de erigirse en paladines de la libertad y la democracia, amenazando en rueda de prensa, a través de su portavoz, Paco Cañizares, que se verán “obligados a recurrir al Tribunal Constitucional” si no atienden a sus demandas en la Mesa. Los mismos que fueron condenados en enero del 2014 por el TSJ-CLM, sentencia ratificada después por el Tribunal Supremo, por vulneración del artículo 28 de la CE, sobre la libertad sindical, en la Mesa Sectorial de personal funcionario del 20 de agosto de 2012, donde se produjo el cese ilegal de 600 interinos/as. Una sentencia motivada por habernos retirado la palabra en innumerables ocasiones, realizando la presidencia un abuso de autorizar al no dejarnos defender nuestros argumentos para las plazas de cada Consejería, con el objetivo cerrar la negociación deprisa y corriendo para publicarlo en el DOCM a las cero horas del día siguiente, saltándose por el camino los procedimientos democráticos más básicos. Justo de lo que ahora se quejan tan amargamente.

Es un buen momento para recordar que el reingreso de estos compañeros y compañeras supuso más de 20 millones de euros en atrasos, que salieron de las castigadas arcas públicas y no del bolsillo de la Presidenta Cospedal, del Consejero Leandro Esteban, o de la pensión del DG de la Función Pública de la época, nuestro entrañable JM de la Fuente. Algún día estaría bien abrir el debate sobre la responsabilidad patrimonial de los políticos en el desempeño del cargo, y no solo sobre los privilegios que deben llevar adosados.

La bronca

La Comisión de Presupuestos ha sido un pitorreo y una falta de respeto hacia la propia actividad parlamentaria. Page tiene prisa por aprobar los presupuestos el día 31, para poder presentar su candidatura a la SG del PSOE antes de que se abra el plazo, los aparatos mandan. Y para eso ha diseñado una tramitación parlamentaria Express, normativamente al filo del reglamento y democráticamente al filo del precipicio. Y por su parte el PP ha decidido convertirse en un Partido Punk anti parlamentarista que a lo único que se dedica es a intentar bloquear y entorpecer al máximo la tramitación, llegando al punto de reventarla literalmente.

Al igual que hay que decir que saltarse el Informe del Consejo Consultivo puede ser preceptivo porque el texto del articulado es prácticamente idéntico. Hay que decir que es un escándalo que los Consejeros y Consejeras no vayan a las Cortes a defender sus cuentas, aunque sea los cambios que haya habido en el nuevo proyecto, por mínimos que sean. Pero el colmo es que el Consejero que representa a todos, Lord Ruiz Molina, no se digne a responder sección por sección ante las intervenciones de la oposición, si no que realice una triste intervención final en la que no responde más que lo que le da la gana. Una actuación muy cuestionable, la de nuestro admirado Juan Alfonso, lo denuncie el Partido Populista (PP) o el Partido de la Gente del Bar (PGB).

Algo que, por otro lado, no deja de reflejar lo que pasa las mesas de negociación de la Función Pública, vaciadas de contenido real, convertidas en un mero trámite administrativo y sustituidas por las mesas camilla, donde no hay convocatorias formales y no se levantan actas. En cuanto acabemos de mandar esto nos vamos a la Mesa Sectorial, con la creación de estructura Vicepresidencia y Consejería de Podemos, ya veréis lo que va a cambiar de lo que nos han presentado.

Mucha presidencia, poca diversión

Y luego está el espectáculo de las presidencias. Con Lorenzo Robisco (PP) no vamos perder mucho espacio porque tampoco se lo merece, su actuación fue muy burda y poco meritoria. Se comportó como un hooligan permitiendo al PP todas las desbandadas que se les ocurrieron. Es como si pones a Evaristo Páramo a presidir una reunión del G-8, un disparate. Su cese como Presidente nos parece muy merecido y trabajado por su parte. Reglamentariamente no ofrece demasiada discusión, por mucho que se empeñen los agitadores peperos.

El papelón que hizo Fernández Vaquero en la sesión del viernes. Parece increíble que alguien que lleva en la Cortes media vida no supiera gestionar un escenario así. La táctica el PP era clarísima, iban a montar una punkarrada pepera, forzando una expulsión en masa de su Grupo Parlamentario, e iban a intentar venderlo como un atentado a sus libertades constitucionales, para lo cual necesitaban una escenografía con tonos elevados y grotescos, como el propio relato que vendían. El principio pudo ser desconcertante, la punkarrada fue tremenda, pero es de suponer que al tercer o al cuarto expulsado por macarrismo parlamentario, el Presidente de las Cortes se iba a dar cuenta del juego. Pues no. a diez expulsó y a los diez con el mismo guión, a voces: ¡NO TIENE LA PALABRA! (x5) ¡NO LE DEJO TERMINAR! (otras 5) ¡QUEDA UD ADVERTIDO! (x3) ¡ESTÁ UD EXPULSADO! (x 10) ¡RUEGO LOS SERVICIOS DE LA SALA ACOMPAÑEN A FULANITO/A DE TAL A LA SALIDA!. Dando alas y gasolina a la sección dinamitera que ha llegado a considerar que el presidente del Parlamento regional está “incapacitado” para presidir las Cortes, por “maldad política” y porque tiene “un estado de nervios” que “no es normal”. A lo mejor algún día deberíamos abrir el debate sobre si el acceso a los puestos de Presidencia de órganos representativos y de negociación deben seguir los principios constitucionales de igualdad, mérito y capacidad, como el resto del personal funcionario.

Sin derecho a voto

Con este panorama se llegó al bloque de enmiendas, y con el PP con voz pero sin voto, al haber sido expulsados sus dos representantes con ese derecho (ponderado). Otro montaje dentro de la escenografía kaótika que intentaban montar, qué casualidad que sus principales portavoces (Guarinos y Cañizares) no fueran expulsados, porque en ningún momento entraron en la provocación de sus compañeros, y aguantaran toda la jornada con unas intervenciones larguísimas, apurando al máximo el reloj (algo totalmente legítimo, conste), y que los que tienen que tienen el derecho a voto ponderado (en representación) no se dieran cuenta de que si les echaban su Grupo se quedaba a cero en el contador todas las votaciones. El ejemplo más claro del numerito fue la expulsión de la última diputada macarra, la nº 11. Ya por la tarde, con Vaquero más calmado y el punkarreo más cansado y con menos reflejos, Claudia Alonso (PP) realiza una larga y dura intervención y nada más acabar, como ya no tiene que defender más enmiendas, monta una bronca sin sentido y provoca que “LOS SERCICIOS DE LA SALA LE ACOMPAÑEN A LA SALIDA”. Y a casita que ya es hora y hay que conciliar.

Y con este plan se fueron debatiendo y votando las enmiendas. Cada vez que se votaba una enmienda del PP el resultado era: A favor 0 (PP), en contra 3 (PSOE- Podemos). Si la enmienda era del PSOE y Podemos al revés. Y claro no tardaron en saltar las alarmas, si el PP no tiene voto ¿Qué pasa con la enmienda del Hospitalito? Y aquí tenemos que reconocer que tragamos saliva seca durante un buen rato, hasta que caímos en la estrategia del PP. No querían que la enmienda se aprobara en la Comisión para evitar que entrara en un Dictamen, junto con el resto de las enmiendas aprobadas, que no iban a votar a favor. Así que se la reservaba para llevarla viva al Pleno del jueves. Cuando lo descubrimos respiramos aliviados, todavía hay esperanza, pero menudo ratito nos hizo pasar.

La enmienda del Hospitalito era la 217 y hasta la tarde no llego su turno, con la incognita de lo que harían Podemos y PSOE. La buena noticia fue que Podemos, a través de su portavoz David Llorente, votó a favor de la enmienda, la mala es que el PSOE sigue con su deriva privatizadora, y aún a sabiendas de lo que podía ocurrir siguió manteniendo su voto negativo. Una verdadera lástima, el triste papel de Page con los servicios públicos.

De esta manera, con la enmienda viva y los números para aprobarla, es como se llega al Pleno de mañana jueves. Lo hemos tenido tantas veces entre la manos que no vamos a lanzar ninguna campana al vuelo, pero si está vez es la definitiva y las Cortes aprueban la reapertura del Hospitalito, prometemos una Gran Fiesta de celebración, amenizada como siempre con coplas y pasodobles populares, en la que no podrá faltar el “Suspiros de España” o “Suspiros del Estado Español” como le gusta decir a sus Señorías punkarras. Pero para eso, antes tienen que centrarse y moderarse en el Pleno ¡Hagan ud el favor de comportarse, que nos jugamos mucho!