Presupuestos 2018: INVIRTIENDO EN BIENESTAR

Vamos a dejarlo ya, que tengo la cabeza como un bombo”, esa fue la frase con la que el Consejero de Administraciones Públicas cerró la Mesa General la semana pasada, y que resume muy gráficamente el ambiente que se vivió en ella. Muy lejos de la complacencia y pomposidad de las reuniones de mesa camilla a las que está acostumbrado y en las que sale ovacionado por norma, una muy básica, no morder la mano que te da la subvención. En la Junta de Comunidades, la empresa más grande de CLM con 60.000 trabajadoras y trabajadores, las cosas no funcionan así. Si quieres hacerte una foto antes de la reunión, tienes que estar dispuesto a llevarte un buen baño… de realidad, en la misma. Y el Lord se fue limpito a su casa ese día.

Vuestra voz en la Mesa

La respuesta al correo “Tengo una pregunta para el Lord” fue realmente abrumadora, y os damos las gracias de corazón. Como ya hemos contado más veces, no hay nada mejor para afrontar una Mesa que contar con vuestra participación, puesto que además de permitirnos trasladar la realidad desde los propios centros para dotar de fuerza a los argumentos, supone una presión añadida para los altos cargos que se dignan a visitarnos, que sabedores de que la gente está pendiente se ven obligados a salir de su discurso de confort, para ofrecer respuestas concretas sobre sus realidades concretas. También es un hecho que cuando eso pasa, las filas sindicales se tensan y se aprieta los dientes de verdad. Y así lo queremos destacar, porque esta vez la parte social dio la talla en la reunión.

Desde STAS, y para dar cumplida palabra a nuestro compromiso de trasladarle vuestras preguntas al Consejero, desplegamos una batería de cuestiones que le obligaron a tomar posición sobre muchos temas. Sobre otros directamente no contestó, en parte lógico porque fueron a bocajarro y en parte porque no lo tenía ni en agenda y pasó del tema. Aún así llegamos a un acuerdo, nosotros nos comprometíamos a agruparlos por temas y a editarlos en forma de tuit, si él se comprometía simplemente a leérselos, a lo que accedió sin problema, y en lo que estamos todavía liados. Después de este correo ya veremos lo que hace, pero eso será problema suyo, allá él si quiere seguir viviendo en su fantasía cortesana despreciando la realidad que se respira en los centros.

Un balance desolador.

Lamentamos comunicar que tras las respuestas obtenidas, el balance no puede ser más desolador. Cuando le preguntamos por la modificación de la RPT, la integración de las escalas y el desarrollo de la ley 4, nos respondió que para el 2018 había presupuestado cero euros. Cuando le preguntamos por el ejército de puestos a dedo (LD y Eventuales) nos dijo, socarronamente, que se lo permitía la ley y que por tanto no pensaban cambiar nada. Cuando le preguntamos por la cuantía para el Plan de Acción social, la respuesta fue la misma: cero. Para la carrera profesional, cero. Para el Plan concilia, cero. Para la eliminación de los barracones en las Direcciones Provinciales, cero. La OPE y las dudas de interinos, ya veremos (… dijo un ciego). Para la paga extra íntegra, cero. Para cubrir la evidente falta de plantilla en determinados servicios, cero. Para que el complemento de incapacidad temporal cubra el 100%, cero. Para la recuperación de los moscosos, tururú. Para recuperar servicios externalizados; donde dije digo, digo Page…

Las “humillantes” 35 horas online

Después del correo enviado por STAS sobre acuerdo de Extremadura para la flexibilización y racionalización de la jornada de trabajo, de que le sacaran el tema en su comparecencia en las Cortes, y ante la unanimidad de toda la parte social en la Mesa, al Consejero no le quedó más remedio que dar explicaciones sobre el tema. Con una falta de autocrítica insultante y acorralado argumentalmente, a Ruiz Molina no se le ocurrió otra cosa que repetir sus declaraciones de la Comisión Parlamentaria e insistir torpemente en un discurso claramente ofensivo, afirmando que aplicar la jornada de 35 horas con formación online “sería humillante para los empleados públicos y atentaría contra su dignidad”. A lo que añadió: “si tuviera que explicárselo a un parado me daría vergüenza. Suficiente mala fama tenemos ya los funcionarios”.

El comentario es sencillamente inadmisible e indigno de un Consejero de Administraciones Públicas, sea del color que sea, por varios motivos.

En primer lugar porque conciliar la vida personal, familiar y laboral, y recibir formación presencial u online, lejos de ser un acto humillante para las empleadas y empleados públicos, es un derecho reconocido en la propia legislación básica. Y además fomentarlo es un movimiento inteligente, porque además se consigue una cosa muy importante; el aumento de la motivación y la mejora del ambiente en el trabajo.

En segundo lugar, porque para mala fama la de los políticos y las puertas giratorias: vaya a explicarle eso a un parado, Sr ex directivo de INDRA Sistemas S.A. Porque nosotros sí que nos esforzamos en explicarle a la sociedad en general, incluidas las personas desempleadas, que los empleados y empleadas públicas tenemos mala fama, principalmente, porque sufrimos desde hace décadas una campaña de difamación continua promovida, entre otros, por políticos irresponsables, como Ruiz Molina, que siembran la idea de que somos unos privilegiados, para así allanar el camino de la privatización/externalización de esos mismos servicios públicos.

Y en tercer lugar, porque creemos que ese tipo de discursos son inadmisibles por parte de un gobierno cuyo Presidente dijo, en su discurso de investidura, que venía “a devolver la dignidad de los empleados públicos” y a “revertir las externalizaciones de los servicios públicos”. Bonita manera tiene de demostrarlo su Consejero y hombre de confianza.

Estando en la oposición, Page exigió a Cospedal que pidiera disculpas por llamar “gandules” a los interino/as, ¿Qué hacemos ahora con la bocaza de Ruiz Molina, Presidente? Lo mínimo sería que pidiera disculpas a todas las empleadas y empleados públicos que se hayan sentido ofendidas/os. Lo puede hacer públicamente ante la prensa, en Mesa General ante sus representantes o por escrito en una carta individualizada y firmada a mano. #MalditaHemeroteca,

¿Crees que es suficiente? Pues espera, que ahora viene lo mejor…

Invirtiendo en Bienestar.

Porque las palabras del indigno Consejero de AAPP sobre las 35 horas hicieron, como no podía ser de otra manera, que la grada sindical rugiera con fuerza, mostrando nuestro rechazo e indignación. En medio del escándalo, le lanzamos una pregunta directa ¿Las 35 horas online te parecen humillantes e indignas, pero el NESPAGE te sigue pareciendo un derecho de los altos cargos? A lo que con un tono altivo y socarrón respondió “claro que lo sigo pensando, y estoy dispuesto a traerlo a la Mesa para defenderlo cuando queráis”. Pupilas sindicales dilatadas, manos a la cabeza, cachetes en el rostro, y más preguntas ¿Cuánto dinero hay en el presupuesto del 18 para NESPAGE? Silencio ¿Cuándo se traerá a Mesa? Silencio. ¿Entonces, para ti las 35 horas son un privilegio y el NESPAGE un derecho? Silencio. El Lord ya había hablado, seguramente más de lo que tenía previsto, y no lo iba a repetir, pero tampoco se iba a retractar… ¿por qué lo iba a hacer si es lo que piensa de verdad, lo que comenta en las tertulias, lo que transmite a su equipo?. Fue como lo de Jack Nicholson en el juicio de Algunos Hombres Buenos (Rob Reiner, 1992), su orgullo le llevó a decir la verdad pese a que no quería hacerlo, y además le impidió rectificar a tiempo pese a ser consciente de que la había cagado hasta el fondo. Esperemos que a partir de ahora, cada vez que vea esa película se acuerde de esta viñeta… y de nosotros/as (sticker de carita con ojos de corazones). De nada, para eso estamos.

Para eso y para advertir a la gente. Que en los presupuestos 2018 no hay ni un solo euro para la mejora de la Administración General, y que encima los responsables de ello se quieren agenciar un privilegio político, por lo bien que lo están haciendo. Como todo, estas son las posiciones de partida y lo que hoy es cero mañana puede ser una realidad, y si no que se lo digan a los interino/as docentes que el año pasado tenían un rosco y el año que viene cobrarán las vacaciones de verano. Fruto de una larga lucha en la calle, claro. Porque esa es la viñeta que más teme el gobierno, una foto con la calle llena de gente exigiendo un futuro digno para el sector público.

CONTINUARÁ

Permanezcan atentos/as a sus pantallas.