Molina nos enseña su despachito-madriguera


El pasado martes se celebraba un nuevo aniversario del 15 M. Siete años después de esa fecha histórica, que supuso una enorme transformación política y social, era un buen momento para hacer balance de cómo se encuentran en nuestra región las fuerzas políticas que nacieron al calor de las movilizaciones en las plazas y en las calles. Curiosamente, la agenda de las Cortes de CLM quiso hacer coincidir el 15M de este año, con una comparecencia del Vicepresidente segundo y Secretario General de Podemos en Comisión parlamentaria. ¿Y adivináis de qué habló? Exactamente, de uno de los temas que más afecta e interesa a las gentes humildes y trabajadoras de nuestra región: el yihadismo de ISIS en Castilla-La Mancha.

En mayo de 2015, unos días antes de las elecciones autonómicas y municipales, Pablo Iglesias dijo: “Podemos nació para ganar y no ganaremos pareciéndonos al adversario”. Tres años después, es cierto que todavía queda gente en Podemos que defiende posiciones políticas dignas, manteniendo intacto su espíritu de lucha y haciendo de la defensa de lo público su bandera, pero no es menos cierto que el Secretario General de Podemos CLM y Vicepresidente -segundo-, José García Molina, lejos de seguir las palabras de Pablo Iglesias en 2015 ha preferido mimetizarse con la misma Casta por la que se sacó a pasear el #BonoBus (versión local del #TramaBus) en campaña electoral acomodado dentro de un gobierno socio-liberal que privatiza servicios públicos, crea redes clientelares dentro y fuera de la administración y se encuentra envuelto en un presunta #Trama de irregularidades como la copa de un pino (#CasoIncarlopsa).

Las puertas abiertas

Tenemos que reconocer que cuando la Vicepresidencia -segunda- anunció una jornada de puertas abiertas para el día 9 de mayo, en STAS se nos abrió un abanico de posibilidades. Podríamos ver de primera mano la capacidad de gestión real que tiene una Vicepresidencia sin unidades administrativas, podríamos conocer la capacidad de influencia de Podemos en el gobierno de Page una vez dentro, y además podríamos preguntarle a su Secretario General sobre todos los escándalos que están sucediendo en la Junta, que hemos denunciado en innumerables notas con interpelaciones directas que han quedado sin respuesta por su parte. Un silencio sepulcral que se remonta al NESPAGE, hace casi un año, coincidiendo con su entrada en el gobierno. Así que, ni cortas ni perezosas, decidimos descolgar el teléfono y pedir cita para la jornada de puertas abiertas en el despachito-madriguera que Page le han montado a Molina para mantener cerrada su boca.



La primera línea

Estaba claro que el objetivo de la jornada no era debatir sobre política, y mucho menos con nosotras, sino una burda y absurda ostentación de poder, más propia de los “nuevos ricos” que de la “nueva política”, y conociendo cómo se las gasta Molina cuando se le presentan posiciones críticas parecía conveniente ir bien preparadas. Para evitar malentendidos y ofrecer la información de primera mano, la representación de STAS estaba compuesta por la primera línea de negociación del sindicato, tres mujeres y un hombre, con presencia en las Mesas más relevantes del personal laboral y funcionario de la Junta (Comisión paritaria, Mesa sectorial del personal funcionario, Mesa General de la función pública). Por parte de la Vicepresidencia segunda la representación estaba compuesta por tres hombres, el Jefe de Gabinete (el Moragas de Podemos), el Director General de Participación (una persona agradable y de trato fácil) y el propio Vicepresidente -segundo- (acompañado de su inconmensurable ego).

El despachito-madriguera

Hay que reconocer que el despachito-madriguera que Page le ha puesto a Molina es una auténtica cucada; situado en un anexo al Palacio con vistas al jardín, en el que fuera antiguo despacho de Barreda cuando hicieron reformas en Fuensalida. Un escenario perfecto para poder desplegar de forma ostentosa los galones de alto cargo, que en el caso de la Vicepresidencia -segunda- no deja de ser mero attrezzo sin contenido de fondo. Hay un detalle muy ilustrativo, y muy poco cuidado por su gabinete de “efectos especiales”, que define a la perfección la capacidad real de gestión de la Vicepresidencia segunda. En un despacho de un alto cargo de la Junta, de DG para arriba, donde sí se gestionan los servicios públicos y se toman decisiones concretas y tangibles, la mesa de trabajo está hasta arriba de expedientes y proyectos que se están tramitando en ese momento y necesitan su visto bueno. Cada quien con su estilo y su manera de colocar los montoncitos, pero siempre la mesa a rebosar. La carga de trabajo de la Vicepresidencia -segunda- la podéis comprobar en la impoluta mesa de trabajo y las estanterías vacías de las fotos que ellos mismos colgaron en Facebook, con el grupo que pasó después del nuestro.

Privatizando ante notario

En su empeño por conocer la situación actual en la que se encuentra la Función Pública, Molina no tardó ni dos minutos en cortar nuestra exposición para embarrar el debate, algo que hizo sistemáticamente durante toda la reunión junto con su jefe de gabinete. La primera vez, fue cuando le estábamos recordando el compromiso firmado ante notario en el acuerdo de investidura para revertir los servicios públicos externalizados, algo que no solo se ha incumplido flagrantemente, sino que se ha agravado con nuevas privatizaciones, incluso con Podemos ya en el gobierno. “¡Habéis venido aquí a juzgarme!”, saltó con tono alarmado, a lo que una compañera respondió muy tranquilamente “no te equivoques Jose, ya estás juzgado en nuestras notas y sentenciado por las empleadas y empleados públicos. Lo único que estamos haciendo es un repaso de lo que ha pasado, así que si nos permites continuar”… Les costó pero se la tragaron, y así sucesivamente en cada subida de testosterona que tuvieron y que no fueron pocas.

Retirada” del Plan 9/19

Lo siguiente fue explicarle la pirámide invertida que se está produciendo en la Junta, creando puestazos a dedo para los altos cargos mientras se externalizan los servicios de atención directa a la ciudadanía. Eso tampoco le gustó a Molina, y nuevamente interrumpió para aportar un brillante argumento: “Hay que ser serios y concretos y no decir cosas en abstracto”. Entonces le empezamos a enumerar uno a uno los centros privatizados con Podemos en el Gobierno y le dejamos claro que el Plan Horizonte 2020 que presentó Page supone la mayor privatización de centros sociales de la historia de la Junta.

En ese momento, un Molina ciertamente abrumado dijo “¿Y qué problema tenéis con nosotros?”, a lo que respondimos: “Pues, entre otras cosas, el Plan 9/19 en el que se apoyan las externalizaciones del sector público al tercer sector”. Y entonces es cuando tuvo el golpe del día, y dijo “Pues si ese es el problema y vais a estar más contentos, RETIRO EL PLAN 9/19”. Fue inevitable soltar una carcajada, porque a la falta de seriedad con la que se presentó la medida se suma ahora la de su retirada, que una semana después de decirlo en privado no ha hecho pública. Era todo humo, porque al rato ya estaba hablando de las cooperativas de iniciativa social, que es lo mismo pero con un nombre más molón, algo que le hemos explicado mil veces gente de todos los sindicatos de la Función Pública y que Molina se sigue pasando por el forro de su chaquetita nueva.

No es asunto mío

Cuando la realidad se impuso sobre la Mesa y la evidencia era incontestable (puestazos a medida, decreto de personal directivo, etc) decidieron cambiar de táctica y pasaron a repetir como un mantra “Estamos de acuerdo con vosotros, pero no es competencia nuestra”. Y claro, eso vale para todo, porque teniendo en cuenta que en la Junta hay 60.000 trabajadoras y trabajadores públicos y que Podemos gestiona una plantilla de 12 plazas, todas eventuales y de libre designación, ¿qué responsabilidad puedes tener sobre la acción de gobierno? Con ese plan ninguna, y la impunidad es casi absoluta. ¡Alegría!, mientras dure.

#CasoIncarlopsa

Lo del caso Incarlopsa es tremendo y se le explicó muy clarito, algo en lo que no hizo falta extendernos porque Molina lo conoce de sobra. En un momento el jefe de gabinete dijo “Es una vergüenza”, a lo que le replicamos: “Si es una vergüenza, lo tendríais que decir públicamente”. Molina rápidamente salió al quite argumentando que “Podemos ya ha fijado posición pública sobre el tema”, “¿Dóndeeee?”, dijimos nosotras. “En las Cortes”. “¿Pero no dijiste que el portavoz de Podemos en las Cortes hablaba en nombre de una minoría del partido?” Ojos rojos, aspavientos, revuelo y fango.

Esta es una posición como para pararse un minuto a reflexionar, porque una de dos: 1/ Molina no se atreve a decir en público lo que dice en privado, no vaya a ser que Page le eche del gobierno; o 2/ Molina se desmarca de su compañero públicamente para que Page no le eche del gobierno, pero le apoya en privado para que no le lluevan críticas. En cualquier caso, desde STAS seguimos exigiendo una respuesta pública del Secretario General de Podemos sobre el #CasoIncarlopsa, y si realmente apoya la posición de su Grupo Parlamentario en las Cortes, que nos parece muy digna, que lo diga abiertamente y no de tapadillo sin que se entere Page. ¡Sé valiente, Jose!

#EfectoPodemos

El problema es que para Molina la mordaza autoimpuesta por pertenecer al gobierno merece la pena, entre otras cosas, porque según él desde dentro han podido parar muchas cosas, como por ejemplo ¡el NESPAGE! Sí, como oís, si se retiró fue gracias a Molina que levantó el teléfono y se lo exigió a Guijarro. Evidentemente no nos la tragamos, entre otras cosas porque sacamos una nota con viñeta criticando duramente su reacción cuando les pillamos con el carrito del helado, en pleno agosto con 47 grados a la sombra. Así que le dijimos “Mira, si no llega a ser por la denuncia pública de STAS y el escándalo que se montó después, tú ahora mismo tendrías un complemento de alto cargo para toda la vida”. Dio igual, unos días después, Podemos CLM sacó un vídeo sobre sus “logros” desde que entró al gobierno y entre estos incluían la “eliminación de privilegios de altos cargos”.

Si yo fuera rico…

Hay un refrán toledano que dice “Page no te convence, Page te compra”, y una vez vista la situación podemos decir que en este caso se ha cumplido a rajatabla. Un matrimonio de conveniencia forjado desde el interés y la desconfianza mutua, donde una parte desatascaba unos presupuestos enquistados, sin apenas tocar su propuesta inicial, mientras Molina seguía escalando socialmente y engordando su currículum vitae.

Que Page detesta a Molina es algo que ni él mismo se molesta en ocultar, y para marcar la máxima distancia con Podemos no se ha cortado en devaluar el acuerdo a la mínima expresión, casi al ridículo. “Funciona bien, considerando que es solo un acuerdo sobre un presupuesto” y que “no hay más”. ¿Qué no ha quedado claro? Espera, que lo repite con otras palabras: “no es un acuerdo de gobierno”. “Yo tuve un pacto de investidura. Podemos rompió y hoy no lo tenemos”, “todo responde a un acuerdo para desbloquear un presupuesto”, el cual “funciona. No hay más”.

Molina, sin embargo, está encantado de la vida y no duda en exponer sus planes de futuro para volver a entrar en el gobierno en la siguiente legislatura si Page volviera a necesitar su apoyo. Ha sido tan fulgurante su ascenso personal y está tan a gustito ronroneando en la moqueta, que en un momento de la reunión le falló el subconsciente y cuando estaba intentado justificar, con tono autocomplaciente, la falta de avances, dijo: “Bueno, todos queremos más en esta vida: más conocimiento, más inteligencia, ser más rico…” “¿Quieres ser rico, Jose?” llubi dubi dubi dubi dum.